Nueva política de peajes en Europa: ¿Una amenaza para el transporte de mercancías?

La Unión Europea (UE) ha aprobado un nuevo sistema de peajes para el transporte de mercancías por carretera que entrará en vigor en todos los países miembros a partir de 2024. Este nuevo sistema, que sustituye a la Euroviñeta, tiene como objetivo fomentar la transición ecológica hacia un sector del transporte más sostenible.

Camión pasando por un peaje en la Unión Europea

El nuevo sistema de peajes se basa en dos criterios:

  • Los kilómetros recorridos: El coste del peaje se calculará en función de la distancia recorrida por el vehículo.
  • El nivel de emisiones: Los vehículos más contaminantes pagarán más peaje que los vehículos menos contaminantes.

Este nuevo sistema de peajes ha sido recibido con opiniones encontradas por parte del sector del transporte de mercancías. Por un lado, se considera que es una medida necesaria para reducir las emisiones de gases contaminantes y avanzar hacia un transporte más sostenible. Por otro lado, se teme que pueda suponer un aumento de los costes para las empresas de transporte y, en última instancia, para los consumidores.

¿Puede soportar el transporte de mercancías por carretera europeo una subida generalizada de los peajes?

Una de las principales preocupaciones del sector del transporte es que el aumento de los peajes pueda suponer una carga demasiado elevada para las empresas. En el caso de Alemania, los peajes se duplicarán a partir del 1 de diciembre de 2023. Esto supone un aumento del 83% para los vehículos pesados que circulen por las carreteras alemanas.

Según la Federación Internacional del Transporte por Carretera (IRU), el aumento de los peajes podría poner en peligro el desarrollo del transporte de mercancías por carretera europeo. La IRU estima que el coste adicional para las empresas de transporte podría ascender a 2.000 millones de euros al año.

¿Son los vehículos pesados de cero emisiones una realidad viable para el transporte de larga distancia?

Otro de los retos a los que se enfrenta el nuevo sistema de peajes es la escasez de vehículos pesados de cero emisiones. En la actualidad, la oferta de este tipo de vehículos es muy limitada y su precio es elevado.

Esto significa que las empresas de transporte que quieran beneficiarse de la reducción de los peajes tendrán que invertir en vehículos nuevos, lo que supone un importante desembolso de capital.

¿Qué impacto tendrá el nuevo sistema de peajes en los consumidores?

En última instancia, el aumento de los costes del transporte de mercancías se trasladará a los consumidores. Esto podría provocar un aumento de los precios de los productos.

Según un estudio de la consultora Roland Berger, el aumento de los peajes podría provocar un incremento del 2% en los precios de los productos transportados por carretera.

Conclusiones

El nuevo sistema de peajes en Europa es una medida ambiciosa que busca fomentar la transición ecológica del sector del transporte de mercancías. Sin embargo, también plantea algunos retos que deberán ser abordados para evitar que se convierta en una amenaza para el desarrollo de la actividad.

En primer lugar, es necesario que el aumento de los peajes no se traduzca en un aumento inasumible de los costes para las empresas de transporte. Para ello, es posible que sea necesario establecer mecanismos de compensación para las empresas que tengan dificultades para asumir la subida de los peajes.

En segundo lugar, es necesario acelerar el desarrollo de los vehículos pesados de cero emisiones. La oferta de este tipo de vehículos debe aumentar y su precio debe bajar para que sean una alternativa viable para el transporte de larga distancia.

Si se abordan estos retos, el nuevo sistema de peajes podría ser una oportunidad para impulsar el transporte de mercancías por carretera de una forma más sostenible.

Fecha actualización: 24 de Noviembre de 2023 a las 14:17





Volver al Blog

Newsletter

Suscríbete a nuestra newsletter y recibirás las mejores noticias del mundo del transporte. ¡No te pierdas Nada!

Suscribirme